RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN

 

FUENTES DE CONTAMINACIÓN MINERA EN LA ZONA DE CANTUMARCA

 

 

La presente investigacion nos demuestra aspectos que son muy preocupantes respecto al comportamiento de autoridades, poblacion afectada y operadores mineros estatales y privados. Los focos de contaminacion identificados por los habitantes de Cantumarca son tres: las colas de San Miguel, 11 ingenios mineros y los diques de Lagunas Pampas, en ese orden de importancia, a continuacion hacemos una descripcion de los mismos.

 

Colas de San Miguel

 

Las colas  de colas San Miguel, de propiedad de la COMIBOL,  tiene dos acumulaciones diferenciadas, la primera ocupa una extension aproximada de 18 ha conteniendo  material  sulfuroso, la segunda es mas pequeña con  2.58 ha. de oxidos. El material sulfuroso alcanza a 4.3 millones de toneladas y el material oxidado a 400 mil toneladas conteniendo cuarzo, liticos, arcilla, pirita, esfalerita, galena, calcopirita y otros. El contenido de estano alcanza a 0.9%, de plata a 80 g/t, tambien contiene otros metales como cobre, arsenico, antimonio, plomo, zinc, bismuto, silice, etc. (Diagnostico Ambiental de las Actividades Mineras en el Cerro Rico- Informe Final- Fase II. MINCO SRL. 2005)

 

Mediante un Convenio con DANIDA a partir de agosto del año 2005 se iniciaron tareas para el  proyecto de control y mitigación ambiental con el objeto de minimizar  los efectos de impactos ambientales que originan las colas sulfurosas de San Miguel y el alto riesgo ambiental que amenaza la calidad de vida y seguridad de comunidades circundantes  también la calidad de las aguas superficiales próximas y las subterráneas subyacentes, este proyecto no avanzó porque en el año 2007 la Dirección de Proyectos propuso otras alternativas de solución, las mismas que tampoco prosperaron. Como medidas de emergencia, se han construido 5 zanjas de coronación al pie del talud del dique a fin de atrapar el material de arrastre de colas y transporte hacia las alcantarillas para luego expulsarlas hacia el río de Cantumarca. Este material se origina  por efectos de la erosión en todo el contorno del dique.

 

El problema fundamental radica  en que los asentamientos  humanos  en las inmediaciones de un dique o presa de colas  acarrean necesariamente problemas de salud entre los pobladores debido a la generación de polvo fugitivo que contiene metales pesados como el arsénico, cadmio, plomo, zinc, y otros. En el caso del dique de San Miguel, existen tres asentamientos  con sus respectivas  urbanizaciones  en las inmediaciones de este pasivo, como el barrio de Huachacalla, Cantumarca Antiguo y la nueva urbanización de Cantumarca.

 

 La presencia del polvo origina irritaciones en los ojos y las vías respiratorias. El caso mas severo que se observa es la presencia de niños haciendo  que entre en contacto  directo con las colas. Asimismo puede causar irritación en la piel  por la elevada acidez de las colas, dañando también la vestimenta de las personas que entren en contacto con este material. (COMIBOl, 2007).

 

La acción del viento produce también material particulado que contamina suelos circundantes, y tienen un impacto directo en la salud de las personas que con la acción de las lluvias continúa el proceso de contaminación, aunque en menor grado que por erosión hídrica. En efecto, el riesgo mayor identificado representan los taludes por la erosión que generan ángulos demasiado elevados con el consiguiente peligro de deslizamiento,    y arrastre de sólidos suspendidos en los sedimentos que inevitablemente llegan a los cuerpos receptores de la zona. 

 

También, produce un impacto severo en el hábitat de la fauna y un desalojo por completo de cualquier vegetal. Por otro lado, los efectos edáficos tienen un impacto  enorme  en los alrededores de las Colas por el continuo arrastre de este material. El paisaje original ha sido perturbado  profundamente  por la presencia de las colas, es una imagen muy preocupante para  el problema urbano de la ciudad, aún si se desea  convertirlo este sector en un lugar de turismo por las  presencia de ruinas coloniales que existen. Finalmente afecta a la calidad de vida de los pobladores y de la ciudad de Potosí. Por estas razones, la población circundante  reflejan su desacuerdo total con este pasivo ambiental.

 

En estas circunstancias se han manejado algunas alternativas para una solución eventual: a) traslado y reprocesamiento de las colas fuera de Cantumarca y b) Traslado de  las colas a otro sector.

  

Diques de colas Laguna Pampa I y II

 

Con el fin de mitigar la contaminación hídrica generada por las descargas de los ingenios que operan en la ciudad de Potosí, se construyó inicialmente el dique de colas de laguna Pampa I que empezó a funcionar el segundo semestre del 2004 además de una canaleta desde la calle Batallón Colorados hasta el dique mencionado. Debido a la intensa actividad minera por el alza del precio de los minerales, Laguna Pampa I se llenó antes de lo previsto, razón por la cual se tuvo que implementar una segunda fase denominada Laguna Pampa II que funcionó a partir de agosto de 2005. El espacio que ocupan es de 10 Ha., a la fecha ya se hallan en etapa de cierre, para lo cual se han recogido los diques auxiliares de San Cayetano Pampa; esto contribuye de alguna manera a mitigar el impacto que causan estos diques.

 

Ingenios mineros

 

Varios de los terrenos donde funcionan actualmente  los ingenios han sido adquiridos directamente de sus propietarios en razón de venta a partir de los años noventa, incluso las adquisiciones en algunos casos se hicieron directamente de las autoridades comunales.  Actualmente operan 11 ingenios que pertenecen a la Asociación de Ingenios Potosí.

 

En general, los procesos que los ingenios realizan y las operaciones metalúrgicas convenientes  en el tratamiento de los minerales se hallan enmarcados en los siguientes procesos bien definidos: Recepción de la carga a partir de  camiones de alto tonelaje  que es acumulada al aire libre sin ninguna protección. Luego se selecciona la carga de tamaño grande manualmente para que ingrese al proceso de trituración. Posteriormente esta la molienda, luego el acondicionamiento  etapa en la que se agregan  al mineral, agua y los reactivos químicos correspondientes  como el aerofloat o xantatos, que funcionan como colectores de las partículas de plomo y plata, y una mezcla de cianuro de sodio  y sulfato de zinc que actúa como depresor de las partículas de zinc. Para el caso del zinc, el acondicionamiento se realiza mediante  el sulfato de cobre, y para mejorar su basicidad  se agrega  cal, en la flotación se regula del pH y se dosifican los reactivos   como el cianuro de sodio, colectores y espumante. Finalmente está el almacenamiento del concentrado muchas  veces a la intemperie, sin ninguna protección de seguridad.  De aquí se procede a su comercialización.

 

Durante el transporte y descarga  de los minerales se produce  grandes cantidades de polvo y que dependiendo del tamaño de la partícula y de la velocidad del viento son transportados a distintos puntos. También, los vehículos que realizan esta tarea  pierden polvo fino por la acción del viento, además de producir gases nocivos y material particulado, en especial los vehículos de fabricación antigua, generan ruido a lo largo de la vía de transporte.  Durante los procesos de flotación, se generan asimismo ruido, vapores  y olores de los reactivos que son necesarios tomar en cuenta.

 

Estos tres focos de contaminación hacen que la situación ambiental de Cantumarca sea crítica, así lo confirman varios estudios técnicos que se han realizado en la zona entre los que podemos citar:

 

En 1998, en la carrera de Química de la UATF se realiza un trabajo sobre los polvos en la zona de Cantumarca (Castro F., 1998), el mismo que se refiere a polvos residuales, polvos superficiales, polvos de alto riesgo y polvos captados mediante colectores instalados en distintas viviendas. Los resultados de los exámenes químicos muestran el alto grado de contaminación por plomo en diferentes sectores de Cantumarca como consecuencia del trabajo minero, el 100 % de las muestras presentan contenidos por encima  del límite permisible, en relación al zinc, una sola muestra  presenta un valor  inferior  a su límite permisible. De los polvos  sedimentados en los colectores, el 90 % es mayor que el tolerable, en el caso del arsénico, el 62 % del total  supera el límite permisible.

 

En el año 2000,  Gonzáles R. J. (2000) realiza un trabajo en la carrera de geología de la Universidad Tomás Frías sobre las Colas de San Miguel y su impacto en el sector de Cantumarca. Entre las conclusiones mas importantes se puede citar  que la contaminación  producida  en las escombreras y presas de residuos mineralizados que se deposita en las proximidades de Cantumarca, alcanza  grandes áreas incidiendo sobre la fauna y flora. Además, existe la degradación de suelos  por contaminación con aguas acidas  y elementos pesados, afectando  también el paisaje. De la misma manera, en los suelos superficiales de la zona de Cantumarca se detectaron altas concentraciones de metales pesados  (plomo, zinc, arsénico y otros). Los resultados del análisis químico  muestran el alto grado de contaminación por plomo en los diferentes sectores  de este poblado por causa de las actividades mineras.

 

Otro trabajo que también es interesante sobre el dique de colas de San Miguel, es el realizado por la Academia de Minas de Freiberg - Alemania (Wolf, D., y otros, s/f), documento que establecer que el factor importante  del impacto ambiental de las colas  que afectan a la zona, es la formación de aguas acidas que se originan  por la reacción del agua  y aire con los contenidos de  residuos sulfurosos. Una conclusión  importante de este trabajo  se refiere a que las colas de San Miguel  con su enorme cantidad de sulfuros  constituyen una fuente activa y permanente  de aguas  ácidas  y ricas en metales  tóxicos que afectan seriamente a los alrededores de este pasivo ambiental.

 

Finalmente, uno de los estudios mas completos es el realizado por la Sociedad Potosina de Ecología (SOPE) y la Liga de Defensa del Medio Ambiente (LIDEMA) (2008) durante las gestiones 2007 y 2008, tanto en la caracterización química  del polvo casero, polvo urbano, suelo agrícola, agua y sangre en algunos voluntarios de aquella zona. El resultado de este trabajo es alarmante por los niveles de contaminación ambiental de la zona. En el siguiente cuadro se observa un promedio de cinco contaminantes, que corresponden al primer muestreo del proyecto. Todos los valores promedio, tal como se puede ver en el Cuadro No. 6, se encuentran por encima de valor permisible, el trabajo se realizó de forma diferenciada para los dos sectores: nueva urbanización y pueblo antiguo

ROL DE LOS ACTORES DEL CONFLICTO SOCIO-AMBIENTAL

 

Los actores directos identificados en el conflicto socio ambiental de Cantumarca son tres:

 

1.      Los generadores de la contaminación son privados y estatales : la COMIBOL a través de los pasivos ambientales de San Miguel y la Asociación de Ingenios por la presencia de 11 ingenios mineros y los diques de Laguna Pampa I y II

2.      Los afectados, constituidos por los pobladores de la antigua Cantumarca y la urbanización Nueva Cantumarca

3.      Los reguladores, vale decir las autoridades competentes municipales, departamentales y nacionales.

 

Por otro lado, los actores indirectos fueron la defensoría del pueblo, la sociedad potosina de ecología, la liga de defensa del medio ambiente y los medios de comunicación.

Los conflictos socio ambientales se originan en el incumplimiento de los planes de mitigación previstos en cualquier actividad, en este caso los ingenios mineros que no cumplen sus medidas de adecuación ambiental, tampoco la COMIBOL ha avanzado en la  mitigación de las colas de San Miguel, por otro lado las autoridades competentes hasta la fecha no han logrado que empresas mineras, estatales o privadas cumplan con lo establecido en Ley 1333. Este hecho hizo que los afectados realicen varias acciones con el objeto de exigir a las autoridades apliquen las acciones correspondientes para solucionar la contaminación ambiental generada por las actividades mineras ubicadas en esta zona.

 

El rol que han jugado los diferentes actores del conflicto socio – ambiental en la zona de Cantumarca es como sigue:

 

 

El rol de la COMIBOL

 

A través de la revisión de informes entregados por la Dirección de Medio Ambiente, DIMA,  de la Corporación Minera de Bolivia, se sabe que en el 2001, el componente minero de DANIDA sugirió incluir las colas de San Miguel como uno de sus proyectos de control y mitigación, Luego de varios estudios la DIMA realizó una caracterización de Impactos Ambientales, concluyen manifestando que “por todos los impactos ambientales negativos es necesario considerar el traslado de este dique; los problemas al medio ambiente tienen impactos severos y los problemas sociales ya son de carácter crítico principalmente para la salud”, en ese momento la DIMA contaba con el apoyo financiero de Dinamarca para realizar el traslado respectivo, pero que no contemplaba ningún trabajo de reprocesamiento.

 

En mayo del 2007 el Director de la Unidad de Proyectos de la COMIBOL anunció contar con 29 millones de bolivianos para llevar adelante el proyecto de reprocesamiento de las colas, indicó además que contaba con otra alternativa de traslado. A partir de ese momento la Embajada de Dinamarca en conocimiento de que la COMIBOL contaba con presupuesto para encarar su proyecto de reprocesamiento, decidió redireccionar sus esfuerzos a otros proyectos de mitigación ambiental en otros centros mineros del país, suspendiendo así su intervención en las colas de San Miguel.

 

Esto demuestra la diferencia de posiciones de dos unidades de la COMIBOL sobre el problema que representa la presencia de las colas de San Miguel, una de las partes pretendió trabajar con apoyo internacional en la mitigación de este pasivo ambiental, mientras que la otra vio el rédito económico que podría representar el reprocesamiento de las colas; resalta claramente la falta de comunicación y coordinación entre ambas instancias lo que va en prejuicio de la comunidad.

 

A la fecha no se tiene avanzado nada, en reunión realizada en el Comité Cívico Potosinista COMCIPO, el 21 de diciembre de 2009 el Director de Proyectos de la COMIBOL manifestó que ya se tiene planificada la entrega de estos relaves a Karachipampa para su re procesamiento, por otro lado la regional Potosí manifestó que continúan con el propósito de llevar adelante el proyecto de traslado y reprocesamiento de las colas en otro lugar. En dicha reunión se conformó un Comité impulsor del traslado de las colas de San miguel a cuya cabeza se halla COMCIPO y esta conformado por la Prefectura, el municipio, CAOP,  COMIBOL y se debe involucrar además A LA Brigada Parlamentaria, habiéndose sugerido que se tramite la declaratoria de zona de Emergencia Ambiental.

El rol de la Asociación de Ingenios

 

La Asociación de Ingenios  fundada en 1986 cuenta con 30 afiliados que son propietarios de ingenios que operan en el municipio de Potosí; en la zona de Cantumarca y en las cercanías están ubicados 11 ingenios de los 30. Estos ingenios si bien cuentan con la licencia ambiental no aplican las medidas de mitigación ambiental previstas para sus operaciones, hecho que no ha sido sancionado por las autoridades competentes. Respecto a los diques de Laguna Pampa I y II, para su operación la ASP conformó la Empresa de Servicios Ambientales, estos diques ya cuentan con su plan de cierre y esta siendo aplicado, en la actualidad ya ha entrado en funcionamiento el dique de colas de San Miguel.

 

El rol de la Alcaldía Municipal

 

En el municipio la unidad encargada de la calidad ambiental es la Jefatura de Áreas Verdes y Medio Ambiente, sin embargo en el tema minero sus competencias son muy limitadas ya que su trabajo se reduce a realizar inspecciones y enviar las mismas a la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Prefectura. En lo que si tiene competencia es en el ordenamiento urbano y la identificación de áreas de equipamiento, para esto mediante Ordenanza Municipal  Nº 11/2005 aprobó  el “Reglamento de Uso de Suelo”, para regular  los usos del suelo y los patrones de asentamiento en los trece Distritos urbanos de la ciudad de Potosí. Asimismo, esta norma se halla enmarcada al Plan de Desarrollo Municipal y al Plan de  Ordenamiento Urbano  de Potosí.

 

En el Capítulo II, de los Patrones  de Uso en Áreas no Urbanizables, el Art. 7º, inciso 7 dice  que son áreas restringidas a la urbanización  “las áreas de explotación minera y de desmontes de colas mineras”. En el Art. 29 referido a las Características  de cada Uso y Compatibilidades, identifica como zonas de riesgo a algunos sectores, manifestando expresamente: “Se trata de una quebrada ubicada al sur oeste de la ciudad, en las faldas del Cerro Rico nominados como “Sucus” en la que se ha acumulado material suelto  producto de la explotación minera, representando un grave riesgo de deslizamiento como también de contaminación  para las edificaciones que se encuentran en la parte inferior y de dos depósitos de colas (Colas de San Miguel y colas de Pailaviri) al aire libre cuyos  desprendimientos de partículas mineralizadas por el viento o las lluvias  representan un grave riesgo permanente para la salud de los ciudadanos que viven en sus alrededores y los cursos de agua en la cuenca alta del Río Pilcomayu (Río Huaynamayu y Sucumayu).

 

Asimismo, existe otro Art. Nº 36 que se refiere a las “incompatibilidades en el Uso del Suelo”,  se dan dos párrafos que deben ser rescatados y son los siguientes: “Todos los usos que no están permitidos en las definiciones  de los diferentes usos de suelo resultan de actividades incompartible, que producen molestias, contaminación y otros impactos que pueden restringir o amenazar el bienestar o la salud de la población”, además agrega que:” Los usos incompartibles  en las áreas con uso residencial como ingenios mineros, talleres mecánicos, lavado de autos etc., deben ser reubicados en las áreas destinadas  en el Plano de Uso de Suelo para este uso (Uso industrial o uso mixto dependiendo del tamaño del taller o la empresa industrial  y su impacto al medio ambiente”.

 

En este caso concreto, es el mismo municipio a través de sus autoridades que incumplen las normas municipales autorizando asentamientos humanos en lugares insalubres o permitiendo el funcionamiento de ingenios mineros en zonas urbanizadas, pese a existir un documento con un cronograma de reubicación de ingenios hasta la fecha no se ha avanzado nada.

 

El rol de la Prefectura

 

A nivel departamental la máxima autoridad competente es la Prefectura a través de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente que una vez que recibe el informe de la Alcaldía puede homologarlo o complementarlo solicitando información adicional, de acuerdo al grado de incumplimiento la Prefectura puede emitir una primera llamada de atención a través de una nota notariada para posteriormente llegar a la autoridad nacional, e incluso pedir una auditoria ambiental, en el caso de los ingenios de Cantumarca no se ha avanzado en el tema, ya que pese a que su manifiesto ambiental es una declaración jurada, no siempre se cumplen con las medidas de mitigación.

 

Tampoco se hace un control a las movilidades que transportan las cargas desde el cerro hasta los ingenios, estos deberían cubrir su carga para evitar  la generación de polvo y el derrame del material, tampoco se sabe de alguna acción concreta de las autoridades para sancionar a quienes incumplan con las normas establecidas. La acción mas contundente fue en el 2006 cuando se notificó a la empresa Royal para la presentación del en 15 días del Plan de cierre ambiental del dique de colas de Laguna Pampa I.

 

En cuanto a las colas de San Miguel las acciones que tomaron fueron escasas y se redujeron a la participación de alguno de sus representantes en las reuniones que convocaron los vecinos de Cantumarca por lo tanto estaban al tanto de los ofrecimientos que autoridades de la COMIBOL hicieron en reiteradas oportunidades. La gestión 2009 ante el incumplimiento de estos compromisos la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente denuncia ante la Fiscalía la contaminación que generan las colas de San Miguel, noticia que apareció en el periódico El Potosí. Posteriormente  el Ing. Huayta manifestó que se presento una queja a la Fiscalía pidiendo información sobre el estado del dique. También expresa que habría hecho representación ante la Cámara de Diputados para que se interpele al Ministro de Minería, todas esas acciones no tuvieron ningún éxito, en la fiscalía no se pudo obtener información respecto a dicho requerimiento que en realidad solo fue una solicitud, por parte de la brigada parlamentaria y del ministerio de minería tampoco hubo respuesta

En cuanto a las autoridades del Ministerio de Aguas y Cambios Climáticos no hubo prácticamente ninguna participación.

 

El rol de los Afectados

 

En cuanto al rol que jugaron los afectados se debe diferenciar en dos situaciones, la una con la Asociación de Ingenios y la otra con la COMIBOL. En cuanto a la AIP, se realizaron diferentes reuniones y la demanda de los comunarios fue la compensación económica para apoyar algunas obras de interés en el poblado de Cantumarca, solicitud que fue acepada por la Asociación, el mayor problema se produjo por el derecho propietario de los terrenos de San Cayetano Pampa donde se ubicaron diques auxiliares, a la fecha éstos han sido retirados y están siendo incorporados en los diques de Laguna Pampa, no se sabe si se ha previsto trabjaos de remediación o recuperación de esos terrenos que han sido afectados y se encuentran a la rivera del río Tarapaya.

 

En cuanto a las colas de San Miguel se llevaron adelante varias reuniones donde se presentaron diferentes ofertas por parte de autoridades de la COMIBOL, a partir de la Dirección de Medio Ambiente DIMA y también de la Dirección de Proyectos, ambas coincidían en la necesidad de retirar los relaves por representar un peligro para la salud de los vecinos, sin embargo las ofertas no prosperaron y es en noviembre del 2007 que ante una intensa granizada las colas son arrastradas hacia Cantumarca, este hecho produjo la lógica reacción de los habitantes que realizaron una serie de acciones de protesta, la COMIBOL y la Alcaldía se concretaron a realizar la limpieza de los domicilios y las casas afectadas, además de mejorar las zanjas de contención, pasado este momento los ánimos se calmaron y el conflicto bajo de tono. El año 2008 nuevamente se produjo otro arrastre, en esta ocasión las reacciones fueron de menor intensidad. Las autoridades se comprometieron a retirar las colas a partir de agosto del 2008, esto se produjo en una cantidad de 18.000 T que fueron trasladadas hacia el sector de Agua Dulce sin ninguna medida de protección ambiental y menos cumpliendo normas, resulta extraño que la autoridad competente departamental no haya reaccionado ante esta situación. A la fecha el problema sigue sin visos de solución, solo las promesas por parte de autoridades de la COMIBOL y la actitud de minimizar los impactos arguyendo que no existen trabajos científicos que demuestren el daño en la salud de los habitantes, además de considerar irresponsable el hecho de que algunos trabajos de investigación sean publicados sin antes ser validados; esto muestra claramente la falta de responsabilidad de estas autoridades que soslayan permanentemente el problema.

 

Una de las causas para no alcanzar ninguna solución es la débil organización de los afectados los que han demostrado falta de experiencia en las negociaciones tanto con la Asociación de Ingenios como con la COMIBOL, si bien están concientes del peligro al que están expuestos no priorizan éste problema principalmente por la falta de acceso a  información y por otra la falta de instrumentos que les posibilite realizar acciones planificadas y sostenidas, al fortalecer su capacidad organizativa y con información que les posibilite llevar adelante la gestión de su conflicto se disminuirán las asimetrías  y se lograran las soluciones a los problemas.

 

El rol de actores indirectos

 

La Defensoría del Pueblo que tiene su representación en nuestra ciudad y que en algún momento ha intervenido en los conflictos generados en la zona de Cantumarca, siendo su participación muy puntual y sin resultados.

 

La Sociedad Potosina de Ecología SOPE y la Liga de Defensa del Medio Ambiente LIDEMA, organizaciones ambientalistas que han realizado un trabajo de apoyo  de carácter técnico a través de monitoreo de aguas, suelos, polvos domiciliarios y sangre de los vecinos. Además la SOPE y LIDEMA han propiciado algunas reuniones entre comunarios, Prefectura, Alcaldía y COMIBOL para analizar el tema de las colas de San Miguel.

 

Los medios de comunicación que han sido actores en los conflictos, generalmente cuando los vecinos lo han requerido y cuando a invitación de SOPE-LIDEMA han tomado conocimiento en varios  momentos del trabajo de monitoreo ambiental realizado por esa institución, dando cobertura para tal efecto y en momentos en que los vecinos han tropezado con problemas como el arrastre de la colas de San Miguel a las calles y viviendas de la zona.

 

SITUACION ACTUAL DEL CONFLICTO

 

De acuerdo a la cronología elaborada en el conflicto sobre las colas de San Miguel, éste sigue latente sin miras de solución, debido principalmente a la actitud pasiva principalmente de los afectados debido a que la  mayoría de ellos desconfía de sus autoridades y no tienen esperanzas de una solución, además con el cambio de las autoridades originarias parece que actualmente el tema de contaminación ambiental ha sido relegado a último plano. A ello se suma el desinterés por parte de los generadores de la contaminación a solucionar el grave problema que generan, atentando a la salud de sus pobladores. No menos preocupante es la actitud de las autoridades que tampoco hacen  nada por resolver el problema.

 

En relación a  los ingenios, cabe destacar que este conflicto fue de menor intensidad ya que se limitó a reuniones y a solicitudes de colaboración para proyectos de desarrollo en la comunidad, en cierta manera a través de la compensación económica, los ingenios cumplieron con la petición de los vecinos, sin llegar a mayores incidencias. Por tanto, este conflicto parcialmente para los vecinos en determinado momento fue resuelto; sin embargo actualmente se encuentra latente  por cuanto el problema de contaminación persiste.